domingo, 9 de agosto de 2009

Para ustedes, pibes

Este día del niño quiero dedicárselo a todos los pibes que se la rebuscan por una moneda en un tren, a los que salen a cartonear con sus mayores, a los que cuidan a sus hermanitos mientras los padres patean la calle tratando de llevar un billete a casa, a los que recorren restaurantes vendiendo rosas, a los que sueñan con mucho y se divierten con poco.

Este día del niño quiero dedicárselo a los chiquillos que me han regalado un ratito de sus dificiles y pequeñas vidas, con el solo fin de charlar con alguien por un momento, sin pedir nada a cambio, aceptando con una gran sonrisa lo que tenga para ofrecerles, dandome generosamente consejos acerca de como cuidarme al viajar, mostrando gran sorpresa por el simple hecho de que alguien les dedique unas palabras, un abrazo y un alfajor. A ustedes les estaré eternamente agradecida por haberme permitido ser su amiga por un rato, sentarnos como dos niños en el piso de una estación y reírnos juntos.



Me acuerdo particularmente de uno de ellos, que en sus "ratos libres" cuando no había gente en el tren hacia piruetas para divertirse. El me regalo un anillito de color rojo que tenia en su bolsillo. Siempre quise saber de donde lo habría sacado. Un día encontré otro nene en otra estación. Lo vi solito, corrí hasta un kiosco y le lleve algo de comer. Estuvimos conversando bastante y nos dimos cuenta que aquel chico del anillito era su tío. Me contó que ese anillo había sido un regalo de alguien y el alma se me cayó en pedacitos. Ese nene me había regalado algo más que un anillo. Me había entregado su cariño.

Mi corazón necesitaba egoistamente homenajearlos y que mejor ocasión que hoy. El día de los derechos que deberían disfrutar y no pueden. TODAVÍA no pueden. Vamos a seguir peleando para que algún día, podamos decirles ¡Feliz día! sin ponernos colorados.

Fuente: El blog de Goliardo que me inspiró.

Imagen: El hambre es un crimen (Orione 2007)

8 comentarios:

  1. Muy lindo el relato y perdón por arrojar una lágrima, que ahora moja mi teclado mientras escribo este comentario.

    ResponderEliminar
  2. Que los niños lo son todo, no es una simple frase, te lo demostraron ese día con ese gesto.. La humanidad que hay en esas personitas, no solo es espontánea sino que nos mueve el piso, como en este relato. Sabri es bueno leer tu homenaje, pero qué lástima que tengas que contarlo..

    Me uno al sentimiento de Goliardo poniéndome colorada...

    ResponderEliminar
  3. ¡Mierda!...

    Pretendo ser duro; y no aflojar, pero esto me hizo piantar un lagrimón...

    ¡...un lagrimón, despues de otro!

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas gracias de corazon a los tres!

    Goliardo: no hay porque disculparse. A mi me paso lo mismo con el posteo tuyo que inspiro este que leiste.

    Sole: tenes toda la razon. No solo la humanidad en ellos sino la sinceridad absoluta. Cuando conoci al ultimo nene (el sobrino del que me dio el anillo), tenia dos mangos ademas de lo que necesitaba para llegar a mi casa asique le compre 4 alfajores. Cuando se los di, antes de abrir uno me miro serio y me pregunto: ¿¿vos fuiste a comprarlos solo para mi?? Te parten el alma en pedazos darte cuenta cuanto les sorprende que alguien les dedique algo, solo a ellos. Y coincido en que ojala algun dia no existan mas estos relatos tan tristes.

    Quijote: yo sabia que lo duro era parte de una postura, no esta mal que este dia nos haya hecho reflexionar a parte de festejar.

    Un abrazo a todos, y mil gracias nuevamente.

    ResponderEliminar
  5. Sos una grosa, compañera.

    Lo que escribiste fué tan hermoso como triste, y generalmente no me gusta sentir vergüenza pero en este caso tengo que agradecerlo, tenemos que recordarnos todo el tiempo que en este momento (siempre, en todo momento) hay chicos esperando que una Sabrina les regale un momento de felicidad.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. A MI ME DA MUCHA BRONCA QUE ESAS COSAS PASEN Y QUE LOS AGUINIS DE TURNO NOS LA VENDAN CAMBIADA.

    HAY QUE ESTAR ATENTOS Y EN MI CASO CANALIZAR LA BRONCA CON LA ACCIÓN QUE HAGA FALTA. VOTAR, PATEAR, PUTEAR.

    Y NUNCA ACOSTUMBRARSE A VER NENES EN LA CALLE.

    ResponderEliminar
  7. Compañero y amigo Martin, muchisimas pero muchisimas gracias por tu comentario. Estoy 100% de acuerdo, DEBEMOS recordar todos los dias que hay pibes que la pasan mal por mas doloroso que nos parezca y tratar de demostrarles que no todo el mundo les sera indiferente siempre, que hay gente a la que de verdad le importa su presente y su futuro, que son especiales para alguien en este mundo tan frio. Te mando un abrazo casi casi militante (cada dias mas cerca de serlo).

    Diego: mil gracias por pasar siempre! A mi tambien me llena de impotencia ver esa realidad y escuchar tantas boludeces en tele (lease Biolcati hablando de pobreza). Completamente, jamas debemos caer en la costumbre de ver pibes buscando que comer o donde dormir. Cuando me vine a vivir a Buenos Aires lloraba todos los dias en el bondi, en el tren, caminando, no soportaba que esta vida fuera tan terrible para tantos. Recuerdo con mucho dolor que una amiga me dijo que ella se habia "inmunizado" de ver gente humilde en la calle y que a mi me iba a pasar lo mismo. Hace ya como seis años de eso y agradezco sinceramente que me siga doliendo el alma todos los dias, eso me permite no olvidarme de ellos aunque este calentita en mi casa cenando y eso me permite intentar accionar de donde pueda. Saludos!

    Fuerza cumpas! A seguir peleando nomas, desde donde cada uno quiera y pueda.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar.
Se agradece evitar la violencia al expresarse.