martes, 3 de noviembre de 2009

Todos no somos como "Lechuguita" Roa

Pobre "Lechuga" (el original), aquel ex arquero de Racing, Lanús y la selección que nada tiene que ver con ésto. El Roa al que me refiero -es decir, el "editor general adjunto" de Corneta- cayó en los lugares comunes mas elementales y su notita editorial, bastante pobretona por cierto, me sirve para abrir la cancha y tratar oootra vez éste tema.


La nota de Lechuga se titula "Todos somos Cáceres".
Claro, si vos conocés algún clasemediero en éste momento de lo único que lo vas a oir hablar es del negro Cáceres. No importa si lo conocían, "lagente" funciona así, todo el tiempo quiere pan caliente y el pan mas calentito que hay es el asalto del negro Cáceres. Por eso la memora nos dura poco, seguramente, nos tomamos muy a pecho el "vive el momento".

Dice Ricardito:

Ya es una explicación que no explica nada que lo de Cáceres fue un robo al voleo. Está lleno de robos al voleo. Todo el tiempo. ¿Y entonces? Maradona, que muchas veces se pasa de rosca, esta vez dijo algo que piensa la mayoría: "salir a la calle es un peligro constante. Acá nadie hace nada y algo hay que hacer"

Ahora, Diego pasa a ser un mártir y un experto en seguridad. Mas allá de lo dicho por Maradona, una frase interesante es la que tira Roa cuándo dice "está lleno de robos al voleo todo el tiempo".

Y si, claro boludo.
Cito una tabla, que a su vez citó hace un tiempito atrás el amigo Martín (fragmentario, que no hace falta que aclare que no es kirchnerista) en su blog y que le pertenece a otro Martín (Varsavsky).


Obviando los suicidios, que en éste caso no me parece un dato relevante (pero que en Argentina los índices son notablemente mas bajos que en otros países incluso considerados "serios"), si observan el índice de homicidios, que se mide cada 100 mil habitantes en un año, Argentina está apenas por encima algunos países citados como ejemplo como puede ser Chile, por debajo de otros países ejemplo como los EEUU y muy por debajo de Brasil, otro de los ejemplos preferidos de lagente.

Tomando el caso de Japón, que es el mejor de la tabla con 0,5 homicidios por habitante por año. Hoy Japón tiene 127 millones de habitantes.

(1.270 * 0,5) / 365 = 1,74

Eso significa que en Japón, que es el país mas seguro, hay entre uno y dos homicidios por día.
Con mas razón va a haber robos, raramente el número de robos es menor que el de homicidios, independientemente de que robos y homicidios no están necesariamente relacionados, sí sirve el índice de homicidios para estimar aproximadamente los robos. Creame, en Japón hay robos todos los días, pero los japoneses no dicen "¡oh dios, nos roban todos los días!".

Estos números también demuestran que la visión que se tiene de los homicidios en Argentina es totalmente dimensionada por la TV. En épocas de "Ley de medios K" o de 125 los muertos ni aparecen en la TV nacional. Lo loco es que en Argentina hay seis muertos por homicidio por día según éstos mismos índices:

(400 * 5,4) / 365 = 5,92

Mientras que en Chile hay alrededor de dos muertos por día:

(170 * 4,2) / 365 = 1,95

En Estados Unidos, cuarenta y ocho por día (si señora, leyó bien):

(3.050 * 5,75) / 365 = 48,0

Y agárrese, que se le va a ir el amor por Lula de un santiamén: Brasil tiene casi 150 muertos por día por homicidio. ¡150! Y nosotros con solamente 6, es evidente que Brasil es un país que nos supera en todo, incluído el número de muertos. "Están en otro nivel", "ya nos pasaron" dicen muchos aficionados de la cacerola, y tienen razón.

(1.918 * 28,5) / 365 = 149,7

En general, exceptuando a Chile y Uruguay que están un poco por debajo, Argentina está muy lejos de los índices de homicidio locales. Ecuador, Venezuela, Brasil, México y Colombia, entre otros, son países con tasas de violencia mucho mas altas que las nacionales.

Ah, pero ya me imagino lo que viene: "¡Eso es de 2004!". Bueno, la realidad es que los números no cambiaron demasiado. Es mas, mejoraron con el kirchnerismo notablemente.
Si bien éstos valores los aporta el Ministerio de Justicia, son coincidentes con las publicaciones de la ONU (año 2009) y si bien es posible que haya crecido un poco en los últimos dos años, lejos está de los valores del 2002 y también de los años '90. Irónicamente, es una de las época de mayor seguridad de los últimos años en Argentina. Pero claro, como me va usted a creer a mi, si C5N y TN dicen lo contrario.


Sigo con Roa:
La inseguridad es un problema bien complejo. Un cóctel explosivo de marginalidad, droga y chicos delincuentes. Nadie puede pretender que se resuelva de un día para el otro: hacen falta políticas de inclusión que no aparecen, según cantan las cifras reales de la pobreza. Y es evidente que tampoco se consigue aplacar la violencia. Cada vez es más común el salvaje matar por matar.

Yo no se para que carajo escriben en un diario lo que dice la vecina de enfrente. Para eso me cruzo la calle muchachos. Lo que dice Lechuga es, además de mentiroso, una evidencia de que el plan ahora es ir en contra de los pibes excluídos del sistema ("¿Para que le vamos a pagar a éstos negritos 180 pesos con mis impuestos? ¿para que me maten?").
El idiota de Ricardo Roa acusa directamente a los pobres de ser delincuentes y asesinos ("matar por matar"). No soy experto en criminología, ni hace falta para saber que el que mata por matar tiene una patología que no es de pobres ni de ricos. Y sinó preguntenle a Robledo Puch, que hasta dónde se no nació precisamente en una villa.
Primero, lo que dice Roa es una idiotez por el sólo hecho de mezclar situaciones antagónicas: si matás por matar, no lo hacés por la droga ni la marginalidad. Segundo, porque un porcentaje muy bajo de los chicos en situación de marginalidad delinque, mucho mas si tenemos en cuenta los índices "reales" de los que habla el simulador de periodista, Ricardo "Lechuga" Roa.

La explicación es bien clara: es necesario un Estado represor, lo que el otro día llamábamos "patriot act criollo" o Raimundi denominó "el partido del orden". La justificación es doble, por un lado que hay una violencia incontenible desde las políticas sociales o de inclusión y por otro que la democracia no funciona y/o no puede contener la violencia. Lean lo que sigue:

En esto han fracasado todas las recetas que se aplicaron: la reforma a las leyes, las reorganizaciones y purgas policiales, los foros, las cámaras de vigilancia y el aumento de efectivos, siempre insuficiente. Algunas o cualquiera de estas medidas pudieron ser buenas. Pero pobres, comparadas con los resultados. También la Justicia corre detrás. Muy detrás. El número de condenas es absurdamente bajo y al revés, el número de reincidentes es absurdamente alto. En un caso, ineptitud y falta de recursos. En el otro, la famosa puerta giratoria. De arriba a abajo, todos tienen una explicación para justificar lo que no hacen o no funciona. Y hasta es posible que por falta de pago, el Gobierno decida de golpe sacar policías de la ciudad. Otra vez, la gente rehén de la política.
Roa dice claramente que las recetas aplicadas por la democracia han fracasado (lo cierra su subconciente cuándo dice "la gente rehén de la política"). Sin embargo, celebra el hecho de que, por ejemplo, se aumenten los efectivos, o se coloquen cámaras de vigilancia. Lo que sucede es que lo considera insuficiente. Por eso pide mas condenas ("el número de condenas es absurdamente bajo", no sé cuál es el número de condenas ni lo que sería un país serio con un número de condenas "razonable").

Cada vez mas claro. En dos o tres renglones plagados de pelotudeces, Roa dice mucho mas de lo que trata de decir o quisiera decir. Lo que dice es que los chicos pobres son asesinos que matan por matar (nada de "algunos chicos", los chicos), y simultáneamente por la droga y la marginalidad. La solución a ésto no puede ser echar mano a plata del Estado para paliar la exclusión social, es necesario indudablemente reforzar las medidas represivas como el número de efectivos y de condenas. Y es evidente que el Estado no puede y no quiere, que la política (léase, la democracia) no puede ni quiere cambiarlo.

¿Saben que? Con los militares ésto seguro que no pasaba.
Y me refiero a que un periodista (o algo así) criticara al gobierno. ¿Que creían?



Fuentes:

Imágenes
http://spanish.martinvarsavsky.net/general/el-indice-de-peligrosidad-de-cada-pais.html
http://pabellonchico.files.wordpress.com/2009/04/escanear00022.jpg
http://prensanecochea.files.wordpress.com/2009/09/ricardo-roa-director-general-del-diario.jpg

Wikipedia:
http://es.wikipedia.org/wiki/Jap%C3%B3n

ONU:
http://www.unodc.org/documents/data-and-analysis/IHS-rates-05012009.pdf
.

14 comentarios:

  1. Coincido en todo con lo que decís, pero ¿te fijaste en esta frase que citás de Roa?
    "hacen falta políticas de inclusión que no aparecen, según cantan las cifras reales de la pobreza."
    No sé cómo llamarle a eso sino consenso. El tipo lo dijo, se sintió obligado a decirlo. La inclusión social es parte de la solución. Antes ni siquiera lo decían. El discurso se cuela así como la redistribución y la asignación universal.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Desparejo: Asumo que se me pasó eso que dijo Roa. De todos modos choca con todo lo demás que dice, creo que lo dice porque, como indicás, se siente obligado a hacerlo, porque lapobreza es una buena excusa para pegarle al gobierno dónde mas le duele. Pero en general no parece preocuparle la desigualdad social. Ojo, hay dos enfoques respecto a la pobreza. Estamos los que creemos que la pobreza es algo que no debería existir porque las personas damnificadas tienen derecho a una vida mejor. Eso no se resuelve con mandar a la gente a sus países de orígen, con tapar las villas o meter presos a los pobres, que es lo que plantea el macrismo. El otro enfoque de la pobreza es que hay que combatirla porque molesta, porque me jode el pibe que píde monedas o directamente porque creo que todos los pobres son delincuentes. Los dos enfoques pueden cruzarse y uno puede pasar por otro. Es peligroso, en general la clase media tiene miedo a la pobreza, no le tiene bronca, y eso se revela fácilmente en que la "inseguridad" es la mayor preocupación y en que cada vez que hay un robo con un herido de bala o un fallecido resurge el tema de la pobreza como por arte de magia, y pegadito el problema del paco.
    Es una estigmatización encubierta del jóven pobre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Sí, estoy de acuerdo y ciertamente todo lo que el tipo dice después hace pasar desapercibida la frase esa. Pero me pareció importante. El tipo está escribiendo en Clarín, para el público de Clarín y en una nota sobre seguridad y el tipo menciona "inclusión social" como una posible solución. En el blog había escrito una vez sobre esta especie de contrabandeo de progresismo que se da hacia la derecha.
    Esto no refuta que el público que se siente identificado con el artículo no piense lo que decís sobre los pobres: alejarlos, meterles bala, desterrarlos. Pero así como todos hoy hablamos de asignación universal, el tipo tiene que hablar de inclusión si pretende hablar de seguridad. Tal vez no lo crea, pero es preferible que lo tenga que hacer por miedo a una condena a que no lo diga porque ni siquiera existe en el imaginario.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Todo da pie para que después el marido de la vecina de enfrente diga: "Psss... esto se soluciona con 300 ladrillos en Plaza de Mayo..."

    Buena data la que tirás.
    ¡Gracias!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad lo que decís, desparejo. Algo parecido pasa con el tema de los DDHH y la última dictadura.

    Ricardo: Lo loco es que aunque les presentes este tipo de información, no te creen. Vaya uno a saber por que le creen mas a Lapegüe que a la ONU. Supongo que porque QUIEREN creerle a Lapegüe.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. De colección el análisis. Me alegra haber puesto un granito de arena aportando los enlaces. Tu post es más que superador, es casi como Proyecto Sur al kirchnerismo (¡caramba! ahora que abandoné la política para dedicarme a la literatura por treinta días, me volví chicanero).

    Agregaría a tus tesis:
    1) Teníamos razón los que decíamos que lo del INDEC es una boludez ¡la gente no le cree a ninguna estadística de todos modos!
    2) Los que dicen que los pibes salen a robar porque "es más fácil" o "porque les gusta", jamás quedaron en medio de un tiroteo o los torturó la cana. El futbolista pequeñoburgués cree que el villerito de quince disfruta de convivir con la muerte, lo imagina como un aventurero del revólver. Y nadie hace nada.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Compañero Martín: gracias.

    Respecto a Proyecto Sur, mirá, yo cada vez estoy menos contento con PSur. O al menos, con Solanas. Me tiene un poco cansado con sus actitudes hostiles al oficialismo y creo que está alejadísimo de la construcción política real. De todos modos, tengo claras dos cosas, la primera que no es el enemigo (al menos el principal), la segunda que las personas que lo siguen o militan en PSur siguen estando mas cerca de nuestro proyecto, aún aunque nos puteen, que del PRO.
    (Y ya que estamos chicaneros: el PSur es como el comunismo, es el proyecto superador pero nunca se pudo llevar a la práctica :P).

    Los dos puntos que marcás son muy ciertos. Por eso insisto que eso de "normalizar el INDEC" o echar a Moreno es solamente para que el oficialismo ceda, cambie la metodología para que los números den mas altos y que Carrió salga a decir "impusimos nuestra agenda".
    Nadie dice a ciencia cierta como calcular los índices de precios, el único que lo dijo fué el INDEC, las privadas nunca. Y no tengo capacidad técnica para defenderlo (si bien demostré hace rato que la canasta básica puede valer lo que dice el INDEC), pero vale citar a Nataluci que sí sabe y ha hablado largo sobre el tema.
    Y también coincido con la visión que tenés de como la clase media pequeñoburguesa ve a los pibes de la calle o de la villa. Siempre el problema está en las fantasías de la clase media, o como le llamamos cariñosamente, lagente.

    ¡Saludos!

    PD: Tengo que leer los nuevos capítulos de la novela, los tengo pendientes ahí entre los correos. En un rato les pego una leída.
    Por cierto, ando con ganas de empezar a escribir un libro, una novela de horror quizá. En algún momento escribí varios cuentos largos y otros un poco mas cortos, quizá este verano empiece una novela. Veré... ;)

    ResponderEliminar
  8. ¡Jua! Muy buena devolución de chicanas. Eso significa que nos estamos haciendo amigos :-)

    Con Pino también tengo reservas cuando se pone en plan talibán o pretende reducir la economía a la gestión de los recursos naturales. Lozano en eso es más completito, y la gente del SI ni te cuento, parecen calcaditos de la socialdemocracia europea, pero de izquierda (por eso nos vota parte de lagente. ¡White progresism rules!).

    Me alegra que te hayas enganchado con la novela, y muero por volver a leerte posteando ficción (aunque debe haber pocas cosas tan narrativas y ficcionales como la política criolla).

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Martín, disculpe que disienta pero yo ya lo considero amigo ;)

    A ver, si yo tuviera que elegir entre Solanas y todo lo que hay, me quedo con Solanas, por mas que crea que actúa como un demente (es mas, tengo preparado un posteo porque hoy lo grabé de Nelson Castro, jajaja).

    Es decir, políticamente, Solanas no me disgusta, tiene ideas interesantes. Hoy dijo cosas copadas inclusive. El problema es que a la hora de construír o de leer la política, adopta las formas del Partido Obrero. Ese criterio del extremismo político lo va a llevar al fracaso, no necesito ser un analista político o algo por el estilo, sinceramente creo que está delirando. Hoy hablaba de que va a ganar en 2011, fuera de joda, es un disparate. ¡Claro! Con esa sensación de omnipotencia estilo cocainómano, ¿como no va a enfrentarse con el kirchnerismo al estilo quijotesco? Creo que está grande, sinó no se explica. Con Lozano me pasa parecido, no creo que sea mal tipo ni mucho meos, no creo que tenga mala leche ni creo que tenga malas ideas, pero simplifica demasiado la construcción de la política.

    En cambio, el SI me parece mas razonable, especialmente Raimundi. De Raimundi me encanta una cosa (que coincide con Sabbatella), no está desesperado por despegarse del kirchnerismo, al estilo "¡ojo, miren que no soy kirchnerista eh!". Hoy decir "kirchnerista" es una especie de mala palabra, un fierro caliente que nadie quiere agarrar. Es una construcción mediática, a mi me parece mas horroroso ser PRO. Es cierto, Macaluse o Solanas no tienen que decir que no son PRO, pero dadas las circunstancias, sí lo tienen que aclarar o al menos, si están todo el tiempo pegando palos al gobierno tienen que marcar duramente sus diferencias con el PRO o la derecha. Hoy en lo de Nelson Castro, Solanas no dijo UNA SOLA palabra sobre la UCEP, que es uno de los hechos mas graves de los últimos días. No decirlo es casi como avalarlo, porque Nelson Castro te hace que sí con la cabeza, te dice que sos copadísimo y después hace entrar a Esteban Bullrich y le dice lo mismo. El mensaje es "todos están de acuerdo en que hay que sacar al kirchnerismo".

    Respecto a mis cuentos: la verdad que si lo hago me va a tomar tiempo. Voy a ver si en unos días posteo algún cuento que haya escrito en mi adolescencia (escribí varios y los recopilé tiempo después), quizá lo re-edito y lo pasteo acá alguno de esos días que ando con pocas ideas sobre que escribir, jaja. Sigo colgado con la lectura, hoy ni pude empezar con la novela...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Fe de erratas: Por supuesto que cuándo digo "A ver, si yo tuviera que elegir entre Solanas y todo lo que hay, me quedo con Solanas" ¡estoy excluyendo a los KK! :D

    Si hasta tengo el cuadro de Kristina colgado en casa, mirá si seré ultraK... :P

    ResponderEliminar
  11. Excelente el post Martín, se lo voy a tener que tomar prestado.

    Abrazo!

    PD: deje de hacerse rogar y escriba la bendita novela.

    ResponderEliminar
  12. En algo no concuerdo, creo que vincular el reclamo por mas seguridad solo a la clase media es desacertado, en el gran bs as arraso Rucucu prometiendo balazo en la nuca para el que se choree una gallina, es mas, creo que hay mas abolicionistas en capital que en provincia, el manual de lo politicamente correcto es best seller en "palermo sensible" (zona tambien conocida como "palermo freud")
    Por otra parte estas estadisticas solo sirven para aquellos a los que no les toca el problema de cerca, hay algunas zonas que estan complicadas en serio, y es necesario una solucion por parte del estado, si es que no queremos que el proximo presidente sea un sheriff. Por mas que a los sectores progresistas no les guste el tema, la seguridad es parte de la calidad de vida, y el peronismo no se caracteriza por diagnosticar, sino por solucionar.

    P.D: lo de amigo varsavsky es con ironia? creo que es el personaje mas gorila que he leido en mi vida. Si lo habré puteado!

    ResponderEliminar
  13. Comandante, perdón por la respuesta tardía. Lo de Varsavsky era ironía.
    Lo que decís puede ser cierto, es mas, si alguien tiene razones para quejarse de la inseguridad son los mas pobres, que posiblemente son los mas desprotegidos y a la vez los mas estigmatizados como "potenciales delincuentes".
    Ahora, yo respondo a la "inseguridad" desde "lo que se ve", que es lo que los medios reflejan. No digo que no tenga que haber políticas de seguridad, digo que "lagente" que pide penas mas duras rebota lo que se dice (y lo que se omite), uno no puede solucionar problemas que no existen. El delito venía bajando con la llegada del kirchnerismo y no sé ahora, pero no da la sensación de que hayamos vuelto a los niveles de 2001-2002. Si en 2002 no hablaban y hoy si, evidentemente hay algo que no cierra. Queda en evidencia que hay mas de construcción mediática que de realidad, y no tiene nada que ver con un problema de progresismo o peronismo. No creo que sea muy peronista tampoco la doctrina Rucucú de meter bala, ni voy a suscribir a ella porque pueda atraer votos (lo cual es discutible). Es el primer paso para criminalizar a los mas pobres, es evidente que es lo que se está pidiendo desde los medios (que casualmente tienen como referentes a tipos que viven en countries, en Palermo Soho o en Miami).
    Por otro lado, tampoco coincido mucho con que el peronismo no diagnostica, incluso lo dejaría a Perón en una especie de condición "pavloviana" que no comparto tampoco, Perón supo leer la realidad y no sólo diagnosticar, sinó prever cosas que pasarían muchos años después.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar.
Se agradece evitar la violencia al expresarse.